0%
  • English
  • Português
  • Español
  • Conflicto en el Congo

    Con una población de 77 millones, la RD Congo es el país más grande del África subsahariana.

     

    La guerra oficialmente terminó en 2002, pero este país en la Región de los Grandes Lagos, enfrenta enormes desafíos para curar los traumas generados por los conflictos armados que se perpetúan hasta los días de hoy.

    Alrededor de 6 millones de personas perdieron sus vidas.

    Las tierras abundantes, el água, la biodiversidad y la explotación de minerales alimentan tensiones irresueltas.

    A pesar de ser uno de los más ricos países en minerales como diamantes, oro, cobre, cobalto y zinc, el país figura en la lista de los menos desarrollados. La RD Congo ocupa la posición de 176, del total de 188, en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) 2015.

    © Flavio Forner

    El legado de años de atrocidades, inestabilidad y violencia generalizada resultó en que más de la mitad de su población a quedarse bajo la línea de la pobreza.

    A cada 5 minutos, 4 mujeres son víctimas de violación sexual. Datos de la ONU indican que más de 200.000 mujeres e infantes congoleños han sido violentados.

    © Flavio Forner

    El conflicto generó un éxodo masivo. 3,8 millones de personas desplazadas, según la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios que indicó que más de 7 millones de personas necesitan de ayuda humanitaria.

    Muchas familias fueron obligadas a huir de sus hogares en búsqueda de un lugar seguro.

    El este del país ha sido atormentado por conflictos armados hacen más de 20 años. Tras el genocidio en Ruanda, en 1994, hutus que cometieron el masacre huíron hacia la frontera del vecino Congo.

    © Flavio Forner

    De las docenas de grupos armados actuantes en el este del Congo, muchos suelen tener como práctica el reclutamiento forzoso de infantes para luchar en el combate, servir como cargadores, espías o subyugados a la esclavitud sexual.

    En el reciente Índice de Igualdad de Género, la RD Congo ocupó uno de los últimos puestos, en la 144ª posición del total de 148 países.

    La igualdad de género es considerada un requisito para el desarrollo, crecimento, estabilidad y la promoción de la paz de un país.

    Misión de paz

    El reclutamiento forzaso de niños para integar grupos armados es “condenable”, afirmó el coronel del Ejército uruguayo Walter Berger, jefe del contingente uruguayo que integra la misión de paz en el Congo, la MONUSCO.

    “Claramente el mandato de la MONUSCO y de las Naciones Unidas para el Congo establece como prioridad la protección de la población civil y, en este sentido, se incluye el tema de los niños soldado como un gran problema”, admitiu.

    Uruguay emplea alrededor de 800 militares en el país y están ubicados en la capital Kinshasa, en una gran base en Goma y en Kisangani. Además de 140 militares de la fuerza aérea que operan el aeropuerto de Bukavu y, hasta el año pasado, militares de la marina para patrullar los lagos Kivu y Tanganica.

    Confrontar com niños que actúan como combatientes es “muy difícil”, resaltó Berger.

    “Cuando somos enviados al terrento y nos deparamos com niños soldado es culturalmente algo que nos pone en un dilema ético”.

    Tanto en marzo de 2017 y después en marzo de 2018 cuando se renueva anualmente la misión, la ONU decidio mantener el contingente de 16 mil militares y 660 observadores militares de 49 países.

    Los cascos azules no son los únicos que dedican su trabajo al tema de los niños soldado.

    © Flavio Forner

    “Nuestra función es garantizar las condiciones para que las agencias humantiárias de la ONU puedan trabajar y el departamento de protección a los niños y el sector encargado por el desarme, desmovilización y reintegración (DDR) son los responsables de intentar contener este flagelo”, explicó.

    Es muy común que, durante una operación de estabilización y de mantenimiento de la paz, los militares sean acompañados por los agentes de DDR para dar inicio al proceso de desarme de los combatientes e incluir a los niños que estuvieron asociados a grupos armados en el programa de protección infantil.

    © Flavio Forner

    “Nosotros los apoyamos para que se pueda hacer e trabajo desmobilización general de las milicias y, particularmente, de los niños. Éste es un proceso para sacarlos de las milicias y llevarlos para que vuelvan a tener una vida normal. Ésta no es una tarea fácil”, dijo Berger.

    En la RDC, diariamente han surgido nuevos grupos armados originários de la disidencias y que comeienzan a operar en varias zonas, a veces combatendo unos contra los otros y contra las fuerzas armadas del gobierno congoleño.

    Creada en 2002 tras el fin de la Segunda Guerra do Congo y por ser la más grande, la más cara y la más larga misión de paz de la ONU, la MONUSCO no es imune a críticas.

    “Para todos aquellos que critican el papel de la MONUSCO, pienso que la primera pregunta que deberíamos hacer es: ‘¿Qué acontecería si la MONUSCO no estuviera en el Congo?’. Ese deberéa ser el raciocinio. Hay muchas condiciones que se están siendo creadas para que la RDC siga adelante y eso se dá por la simple presencia de la MONUSCO que trae consigo estabilidad”, comentó.

    El futuro aún parece incierto, pues em el 2016 eran previstas elecciones presidenciales que fueron adiadas, inicialmente, para 2017 y después para fines de 2018.

    “Espero que el Congo pueda auto-gubernarse, que las riquezas que la tierra proporciona al país se quede para los propios congoleños y que la población civil pueda desarrollarse y que no dependa de la presencia internacional. Eso es ço que esperamos después de un largo esfuerzo”.

    Alrededor de 50 países contribuyen con militares, desde observadores a contingentes militares.

    © Flavio Forner

    Además de Uruguay, Guatemala mantiene un contingente de 150 hombres de las forzas especiales en una base próximo al pueblo de Sake, a una hora de Goma, en Kivu del Norte.

    “Nosotros intervenimos en momentos de crisis”, dijo el coronel Epafrodito Lopez. Guatemala mantiene desde 2004 militares en la misión en el Congo.

    En su opinión, a pesar de que la guerra terminó hacen casi 16 años, el conflicto armado no ha necesariamente diminuido.

    “En algunas áreas actúan grupos que por trás están los intereses de otros países vecinos que los apoyan económicamente y traficam los diferentes minerales. Aún así, he visto a lo largo de este tiempo un avanzo”, comentó Lopez.

    En el 2017, el Consejo de Seguridad dio luz verde para que se redujera 3 mil cascos azules justamente en un momento en el que el país está imerso en una inestabilidad política por el retraso de las elecciones. El corte también se há dado en el presupuesto de 1,14 mil millón de dólares y se debió por la presión de los Estados Unidos, el principal donante financiero de las operaciones de paz.

    © Flavio Forner

    Em diciembro de 2017, la misión de paz tuvo una baja de 14 militares que fueron muertos y más de otros 50 heridos en un ataque contra una base de la MONUSCO a 45 quilómetros de la ciudad de Beni.

    E ataque fue considerado por el Secretario General António Guterres como el “peor” contra soldados de la ONU en aquel país.

    Niños soldados

    “El lugar de un infante no es en un grupo armado”, dijo Faustin Lyabahinduka director del Concierto de acción para niños jóvenes y desfavorecidos (CAJED).

    “Tenemos en el Congo el fenómeno de grupos armados después del genocidio con un aflujo masivo de persobas desde Ruanda”, explicó.

    Desde 2007, más de 20 mil niños soldado fueron liberados de los grupos armados en la RD Congo, según la UNICEF.

    © Flavio Forner

    Hacen dos décadas, el CAJED administra centros de transición en Kivu del Norte por donde ya pasaron más de 10 mil infantes que estuvieron asociados a milicias armadas.

    Acabar con el reclutamiento infantil es una tarea difícil, admite Lyabahinduka.

    “Hacemos un trabajo de sensibilización en las provincias con los equipos que van hacia los líderes locales de grupos armados e intentan convencerlos a liberar los infantes”.

    Cuando los esfuerzos de convencimiento son en vano, es común que los infantes logren escapar escondidos.

    Cuando huyen, ellos en general buscan los puestos de las Naciones Unidas o las fuerzas armadas congoleñas para rendirse y pedir ayuda.

    Es en este momento que empieza el proceso de desmobilizción de los ex-combatientes. Si son niños, son encaminados hacia ONGs locales que trabajan en parcería con la UNICEF y la misión de paz de la ONU y la MONUSCO.

    “Cuando confirmamos que son menores de 18 años, los encaminamos a centros de transición para que sean abrigados, reciban protección y asistencia”, explica.

    El período mínimo que los niños se quedan en los centros de transición es de tres meses.

    Um promedio de 100 infantes por mes reciben apoyo en los 45 centros en Kivu del Norte que verifican el origen y las circunstancias de los infantes antes de encaminarlos a los abrigos.

    La provincia de Kivu del Norte tiene una población de alrededor de 7 millones de habitantes, de los cuales casi 3 millones son adolescentes menores de 16 años de edad, según la Comisión Nacional Electoral de la RD Congo.

    © Flavio Forner

    Entre 2010 y 2013, la ONU documentó 4.194 casos de reclutamento infantil, en un informe enviado al Secretario General sobre niños en conflictos armados.

    Un tercio de los casos documentados involucran adolescentes menores de 15 años. De este universo, 76% de los casos estaban concentrados apenas en Kivu del Norte.

    A 70 km al norte de Goma, la ciudade de Kiwanja fue uma zona importante para el reclutamiento de infantes para integrar las docenas de grupos armados actuantes en los territorios de Masisi e Rutshuru.

    Además de intentar liberar a los infantes de las filas armadas y a buscar una reunificación familiar, un gran reto es el de promover una reinserción económica de adolescentes.

    La oferta de cursos profesionalizantes como solda, carpintería y otros demás servicios es una de las estrategias de la ONG local Unión para la Promoción de los Derechos Infantil en el Congo (UPDECO), con sede en Kiwanja.

    “Lo que más vivimos en este país es inestabilidad”, dijo el coordinador Jacques Buligho. En todos los casos de rebeliones, invasiones e insurgencias, fueron utilizados infantes como escudo humano.

    A pesar de la apariente calma observada en la región de Rutshuru, donde está la ciudad de Kiwanja, trás la derrota del grupo M23 de origen tutsi, aún operan diversos otros grupos armados de cuna étnico-tribal, además de otras milicias extrangeras que actúan en la región.

    Buligho describe el estado en el que llegan los infantes despúes de huir o cuando son liberados: “llegan con mucha fatiga y agotados”.

    © Flavio Forner

    Los niños regresan con un sentimiento de frustración y de baja estima. Ellos son explotados por adultos que los convenció de que iban a tener una vida mejor y que iban a ganar dinero.

    “Ellos son iludidos por el discurso de los comandantes y después pasan a vivir intimidados cuando se dan cuenta de las falsas promesas y de que no era nada de lo que imaginaban”, detalló.

    La impunidad reina en la RD Congo, dijo Buligho.

    “El país es dominado por la impunidad eb todos los niveles. Quien recluta y quien utiliza los infantes soldado acaban que no son culpabilizados y no reciben ninguna sanción”, criticó.

    La ONG UPDECO es parcera de la UNICEF en Rutshuru que actúa desde 1983 en la región.

    Desde 2014, ja ayudado en la reinserción de más de 2 mil niños salidos de los grupos armados – de las cuales 430 eran niñas.

    El primer objetivo es hacer con que regresen a sus familias y retomen la vida escolar. Pero como ni siempre es posible, muchos optan por aprender algun oficio para generar ingresos.

    Buligho destaca la necesidad de crearse una “resiliencia comunitaria” para recibir a los ex-niños soldado.

    “La comunidad debe sentirse responsable por sus hijos y apoyar los esfuerzos de prevención contra el reclutamiento y después para promover la reintegración”, resaltó.

    © Flavio Forner

    Aún hay que mostrar a las comunidades que reclutar infantes causa problemas para la vida de toda la comunidad.

    “Cuando los infantes son llevadas por los soldados, la comunidad entera sufre”, comentó.

  • English
  • Português
  • Español