0%
  • English
  • Português
  • Español
  • El sueño de ser rapper

    Sylvain

    “Quisiera ser un cantante. Compuse ya una canción, yo mismo la he hecho”.

     

    Sylvain Mbuki tiene 18 años y hacen cinco vive en las calles.

    Nacido en un pueblo 10 quilómetros al norte de Goma, Sylvain es el primogénito de una familia de cuatro hermanos y una hermana.

    El padre se murió cuando combatia durante la Segunda Guerra del Congo que terminé em el 2002. El padre era soldado del ejército congoleño.

    Con otros veinte adolescentes, el muchacho vive en as redondezas do Quartier les Volcans, uma movimentada área central de Goma onde vivem a comunidade de expatriados e funcionários das Nações Unidas.

    “Espero poder ser un cantante y vivir de la música. Mi inspiración viene de la vida que llevo, de mí mismo. Minha música habla de nuestra vida en los guetos en Goma”.

    Durante el día, él hace pequenos trabajos, lava coches y pide limosna. No es todo día que logra encontrar comida.

    Él y los niños de la calle dependen de la generosidad de los peatones para que se les ofrezca un poco de alimentos.

    “Hay días que no encuentro nada para comer. No tengo mucho qué hacer, no tengo cómo ir a la escuela, no tengo cómo trabajar. Por eso acabo en las drogas. La vida no es fácil”.

    Cuando llega la noche, él se envuelve en cajas de cartón y espera que el sueño venga.

    © Flavio Forner

    “Quisiera poder volver a mi casa, pero necessito dinero”.

    Sylvain integra una generación de niños de la calle que se proliferó tras dos décadas de conflictos armados que asolaron el este de la RD Congo.

    Sólo en Goma, hay más de dos mil niños desacompanhados en las calles, muchas de ellas se han perdido o fueron abandonadas por sus familias.

    Viuda del marido soldado y sin amparo, la madre de Sylvain tuvo que casarse nuevamente para garantizar su subsistencia. Hoy, ella logra algo de plata de venta de carbón y leña, cuenta su hijo.

    Sylvain es uno de los huérfanos del conflicto.

    Los niños de la calle en Goma están por todas partes, viven de lismosnas, pequeños robos y abordan con frecuencia los extrangeros.

    De día, vagan por las calles de la ciudad, donde andan a buscar pequeños servicios que les alcancen algunos céntimos de francos congoleños.

    De noche, se abrigan debajo de los alcantarillados de las principales rotatorias de la ciudad o en guetos de obras y terrenos baldíos.

    © Flavio Forner

    En un registro hecho por las equipas de los Médicos Sin Fronteras (MSF), han sido registradas 2.200 niños en situación de abandono en las calles.

    Según Carla Melki, coordinadora de terreno de la organización, estímase que existan 1.500 más entre niños, adolescentes y jóvenes adultos en Goma que aún no se tiene idea.

    “Constatamos que son muchos los niños y niñas que están en las calles. Algunas huyeron, han sido expulsadas, o sus familiares han desaparecido. Es común que las madres viudas, cuando se casan nuevamente, el marido-padrastro rechace el hijo del primer matrimonio”, explicó Melki.

    La existencia de centenas de niños en las calles en la capital de Kivu del Norte representa un grave problema social que puede fragilizar la paz que vive la ciudad desde el desmantelamiento del grupo armado M23 que invadió Goma, en el 2012.

    Son 16 años desde que fue creada la Misión de Paz de la ONU en la RD Congo (MONUSCO) con sus batallones militares y trabajadores civiles.

    Goma se convirtio en un hub humanitario para las numerosas organizaciones internacionales.

    Sylvain ve en la música una válvula de escape y de liberación.

    Su ídolo es un jovem rapper congoleño Wanny S-King, de 26 años. Es en él quien busca inspiración y, hoy, cuando puede él participa de su banda musical.

    © Flavio Forner

    Una de las músicas más recentes de Wanny se llama ‘Maibobo’. En swahili, significa niños de la calle.

    Uno de sus grandes sueños era participar de un vídeo clipe de su icono. Sylvain fue uno de los muchachos escojidos para tocar en la banda de Wanny.

    “Los niños de la calle son mi inspiración. Tengo una gran conexión con ellos, son todos mis hermanos”, comenta Wanny S-King.

    Maibobo cuenta de cómo es la vida de um chico que vive en la calle.

    “Ellos no están felices de vivir en las calles. Muchos se ponen enfermos y lo que más sueñan es volver a tener una vida normal. Nadie los entiende”, explica Wanny.

    Fue ésta la razón por la que Wanny compuso la canción. “Para mostrar que las personas deben ayudar a estos chicos a salir de las calles”.

    Con el arte, todo es posible. “Porque el arte no tiene límites”.

    Para Wanny, el arte tiene el poder de reunir las personas.

    “Es una buena idea reunir el arte para promover la paz. Usar el arte como un arma pacífica y no-violenta”.

    “Apenas quiero ser libre y vivir en paz. Quiero que los chicos dejen las calles. No hay futuro”.

    No Hay Más Artículos
  • English
  • Português
  • Español